Archivo de la categoría: Silvia Cuevas Morales

Novedad: El tren del miedo y otros relatos de Silvia Cuevas-Morales

SCUEVAS_ELTRENDELMIEDO_PORTADASilvia Cuevas Morales nació en Chile. En 1975 emigró a Australia y a finales de los noventa se radicó en Madrid. Su obra ha sido publicada en numerosas revistas, periódicos y en una treintena de antologías. Es autora de los poemarios: Purple Temptations (1994); Al filo de la memoria / At memory’s edge (2001); Canto a Némesis (2003); Rodaré maldiciendo (2008); Poliamora (2010); Desarrelament y altres poemes / Desarraigo y otros poemas (2012); Pienso, luego estorbo… / Je pense, donc je gêne… (2013) y de los diccionarios: Diccionario de autoras que escriben en castellano. Siglo XX (2003) y Diccionario de centenarias Ilustres (2010). Aunque desde hace años ha publicado relatos en diversos medios y tiene en su haber una colección de narrativa erótica firmada con seudónimo, ésta es la primera colección de relatos que firma con su nombre.

Tras haber  coordinado en Lastura el libro colectivo contra la violencia machista,  Amor se escribe sin sangre, regresa a la editorial con El tren del miedo y otros relatos, una colección de cuentos en los que el golpe de estado en Chile, la represión, la locura, la emigración forzosa o la sexualidad son algunos de los aspectos recurrentes, muchas veces, aderezados con el terror, el miedo y, en ocasiones, el absurdo, que aparece como elemento que intensifica el desasosiego de la historia. Para Carmen Fabre, autora del prólogo, existen dos vertientes fundamentales en este libro: la existencial y la social, ambas perfectamente amalgamadas. Los cuentos de Silvia tienen como inspiración la vida. Escribe, fundamentalmente, del mundo que tiene delante y de las personas con las que se cruza. Mira la vida, vive y después nos lo cuenta. El carácter realista del libro nace de esta actitud; la profundidad de los personajes tiene aquí su origen y la sensación que se desprende después de su lectura está motivada por este proceso. Es como si hubiera vivido antes, como espectadora o protagonista, aquello que nos relata. Se convierte, así, en testimonio del tiempo, de la Historia.