Archivo de la categoría: Miguel Ángel Yusta

Novedad: “De silencio y luz” de Miguel Ángel Yusta

Escritor y poeta zaragozano, Miguel Ángel Yusta participa habitualmente en diversos medios de comunicación y es colaborador de Heraldo de Aragón. Ha escrito una docena de poemarios, los más recientes Ayer fue sombra (2010) galardonado con el Primer Premio de la VI edición del Premio de Poesía del Gobierno de Aragón, Cancionero de coplas (2011), Amar y callar (2013), 20+1 poemas. Antología (2014), así como participado en numerosas antologías y obras colectivas, revistas literarias y recopilaciones digitales. Es reconocido compositor y renovador de la copla, teniendo múltiples publicaciones y galardones en ese campo. Hace reseñas literarias y musicales en distintos medios de comunicación como Heraldo de Aragón, OperaMía E.P.U., TEA FM y es_Cultura (revista de la Universidad S. Jorge). Actualmente es miembro directivo de la Asociación Aragonesa de Escritores, donde desarrolla una intensa labor cultural con ciclos literarios. También es director adjunto de la revista literaria “Imán”.

Con De silencio y luz, Miguel Ángel Yusta regresa a Lastura tras haber publicado en 2014 la antología bilingüe 20+1 poemas en la Colección O Roibén. Prologado por Joaquín Sánchez Vallés, y en palabras de este poeta, este nuevo poemario “se nos ofrece como un libro del amor y sobre el amor. La inmensa mayoría de los poemas nos hablan de un amor logrado, conseguido, gozado y placentero. El silencio y la luz son dos formas del amor. El silencio que permite a los amantes disfrutarse plenamente y la luz que surge de ellos al cumplirse el amor. Miguel Ángel Yusta hace un perfecto uso del verso: hay un predominio de heptasílabos y endecasílabos como material con que construye estos versos blancos, con los acentos colocados donde se debe para crear la musicalidad clara que inunda cada poema, que hace que cada poema fluya con naturalidad y justeza, sin que sobre ni falte nada, hasta el verso final, ese remate en que un poeta se juega buena parte de la emoción que un poema debe transmitir”.

Reseña de “Sedienta verdad de agua marchita” de José Mª Lopera – Por Miguel Ángel Yusta

 Y, CUANDO DUDO SI AMO, ESTOY VACÍO…

José María Lopera es un veterano poeta andaluz de La Bobadilla (Alcaudete-Jaén) con una larga y galardonada trayectoria en publicaciones y variada proyección cultural. Entre sus numerosas actividades literarias, dirige actualmente la revista literaria Álora, la bien cercada.

En la abundante obra de José María Lopera se combinan la poesía culta y la poesía popular que ha cultivado con fervor y éxito: dos vertientes, la misma elegancia el mismo “porte”, idéntica finura en las formas, similar lirismo en los contenidos.

JMLOPERA_BULGARO_PORTADASedienta verdad de agua marchita, su último poemario, se compone de veinte poemas en edición bilingüe españolbúlgaro,traducidos por las poetas Zhivka Baltadzhieva y Rada Panchovska, en cuidada edición de Lastura con diseño y maquetación de Lidia López Miguel. La portada, delicada y cálida, es de Jesús María Muñoz Monge.

Por ellos desfilan el amor, la pasión, la esperanza, la duda, el temblor del paso del tiempo… Sus poemas destilan belleza, ritmo, musicalidad y comienzan con una declaración de principios encabezados por la generosidad: uno se rompe para tener la dicha / de componer a otro (…)/palpitando sonrisas en el sacrificio, para asegurar a continuación que siente la vida en la brillante luz que me desata. Aún con signos de temor e incertidumbre, el poeta camina porque la luz de la amada le resplandece.

Y es que el poeta necesita -y quién no-, amar y ser amado y así lo expresa en el poema que da título al libro :Y, cuando dudo si amo, estoy vacío  / o en sedienta verdad de agua marchita.

En los poemas siguientes: “El abejorro rubio”, que anuncia un buen augurio en el amor y sin embargo roza el latir donde se ausenta la amada, o se convierte en una estrella-amor y tiene prisa por cazar estrellas . O en el titulado “Noche triste”, donde declara desolado que: Ni por asomo tú, / dulce amor, / me perteneces…y, también, en los finales versos de “Te busco”: Y no estás. Y te busco / Y hasta dudo si existes o eres nunca, el camino poético trazado por el poemario se llena de recodos sombríos donde la duda del poeta, el temor a la pérdida, penetran de una suave melancolía los versos. El caminante se mira en el espejo de los años y se sienta en el borde del sendero a reflexionar: Hoy es mi otoño ya y apunto frío / en la corteza de mi tronco viejo / y en las arrugas de mi piel marchita.

Y en ese descanso aparecen dos sonetos de factura impecable “Quijotes” y “Soneto para ser escuchado por la oreja truncada de Van Gogh” que, en su serena belleza, parecen ser una reflexión antes de que el poeta reinicie el camino hacia el final, hacia la meta, con la lírica depurada de “Lejanías”: Amor dame tu mano / porque ansío / acortar la visión a la aventura / de sólo hacerme luz / para mirarte… O con la impresionante imagen en “Gorée”, esa isla llena de simbolismos, de arenas rojizas, sin cementerio  y sin escapatoria y donde: En su mar hay escrito / lo que el agua no lee / por no volverse lodo.

Se acerca ya el término del camino y aunque su corteza se arruga y se agrieta, luchador hasta el fin y luminoso, nos dice que: Mi mar es alegría… espuma de esperanza. Y así, serenamente esperanzado, confía y descansa con dos versos que forman  una de las más bellas imágenes del poemario: someto el filo de mi angustia / al pan de tu paciencia…

Ha llegado el poeta a la última jornada, y allí en esa estancia, nos lleva a reflexionar sobre el mundo y sus injusticias, sobre la impotencia, el dolor, las luchas y contradicciones de esta humanidad que, si prescinde y se olvida del amor, está irremisiblemente perdida y el poeta afirma: Sentí escalofríos / en mi sensible culpa… y se implica en un último sentimiento social de denuncia que no es sino otra forma de expresar amor y generosidad.

El libro es un bello ejemplo de oficio poético; en su versificación canónica alternan hepta y endecasílabos, alejandrinos, silvas blancas, sonetos… Todo  este material es manejado como herramienta de orfebre para -como ya dije al inicio de estas líneas- transmitirnos sensibilidad pues si, como ya dice Valery, la vida del hombre moderno es “una práctica esencialmente monótona”. Solamente a través de la “sensibilidad” es posible romper, a sacudidas, la “monotonía profunda de las funciones de la vida.”

Y, junto a esa sensibilidad que traspasa, el poeta derrama la belleza, el ritmo, la musicalidad, para remover  las fibras más profundas de nuestro sentimiento y llegar a través del más depurado lenguaje poético, desde un corazón que siente a fondo el mundo, la humanidad y sus sensaciones,  hasta nuestro ánimo, implicándonos y convirtiéndonos, de lectores, en intérpretes y compañeros de su caminar.

El camino ya ha terminado. El poeta nos ha hablado y en pasos llenos de lirismo y belleza nos ha conducido a entrar en nosotros mismos y a considerar una reflexión última: el amor, la generosidad salvan al caminante.  El camino, los caminos de todos, tienen su final, pero la huella del caminante, cuando es profunda y auténtica, impregnada en amor total, nos marca y nos ejemplifica.

Sedienta verdad de agua marchita es un libro para leer sus versos con sosiego y pausa y para percibir, también, sus silencios, tan importantes en la buena poesía como el poema mismo. Seguro que José María Lopera, con este poemario, deja una huella indeleble de amor, belleza y generosidad en todos y cada uno de nosotros.

                                                                                  Miguel Ángel YUSTA

                                                                                              Madrid, mayo 2014.

Hoy en Libertad 8: Yusta y “20+1 poemas”

Esta tarde a las 20:00 horas estaremos presentando en Libertad 8 la antología bilingüe 20+1 poemas del poeta aragonés Miguel Ángel Yusta. Contaremos con la presencia de otros 3 grandes poetas: Ángel Guinda, encargado de presentar el acto, José Miguel Arranz, que nos ofrecerá algunos poemas musicalizados y Rafael Yáñez, quien hará la lectura de los poemas en su versión gallega. ¡Será una gran tarde! ¡Os esperamos!